En VBR Turbine Partners somos expertos independientes en el mantenimiento de turbinas de gas aeroderivadas de GE LM y sistemas de control Speedtronic y Woodward. Ofrecemos acuerdos de servicio de mantenimiento específicos para cada cliente que cubren todas las áreas de funcionamiento y mantenimiento fiable y seguro de las turbinas de gas.

GE LM2500 (+, G4)

La LM2500/+/G4 de General Electric es una turbina de gas industrial muy utilizada. Es una turbina derivada del motor aeronáutico CF6 de General Electric y está considerada como una de las turbinas de gas industriales más fiables de la historia.

GE LM6000

La LM6000 de General Electric es una turbina de gas de ciclo simple, de dos ejes y alto rendimiento derivada del motor de avión turbofán de alto bypass CF6-80C2 de GE, que ha demostrado ser uno de los motores de avión más económicos actualmente en servicio.

GE LM1600

La LM1600 de General Electric es una turbina de gas industrial y marina, derivada de la serie de motores aeronáuticos F404. La LM1600 es un motor de ciclo simple, de dos ejes y alto rendimiento, que proporciona 15 MW con una eficiencia térmica del 37 %.

GE TM2500(+)

La turbina de gas TM2500(+) es la versión montada en remolque de la turbina de gas aeroderivada LM2500(+). Esto hace que sea muy flexible y adecuada para situaciones en que se requiere energía eléctrica de forma temporal.

NP PGT25(+)

La turbina de gas PGT25(+) se basa en un generador de gas de gran fiabilidad, el LM2500(+), e incorpora una turbina de potencia de alta velocidad (HSPT), normalmente para aplicaciones de accionamiento mecánico (compresores centrífugos o bombas).

Turbinas de gas aeroderivadas

Las turbinas de gas aeroderivadas, como las series GE LM2500 y LM6000 y las Siemens / Rolls Royce RB211 y AVON, tienen un papel importante en la historia de la generación de energía. Estas turbinas se desarrollaron para utilizarse en aviones y se convirtieron en las primeras turbinas de gas utilizadas para producir electricidad. En un principio los motores de avión se adaptaron para utilizarse como equipos fijos. Durante esta primera fase, las turbinas de gas aeroderivadas tuvieron la función de potencia de pico.

Turbinas de gas de gran potencia

Al reconocerse las ventajas de las turbinas de gas aeroderivadas, se desarrolló un nuevo tipo de turbinas de gas industriales o de gran potencia. Los motores de gran potencia se diseñaron directamente para el mercado principal de generación de carga base. Con el lanzamiento de esta turbina de gas, más potente y barata, los dos mercados se desarrollaron hasta diferenciarse.

Un mercado se basó en las máquinas de gran potencia que se suelen encontrar en las grandes centrales de ciclo combinado. El otro mercado se basó en las turbinas de gas aeroderivadas, ligeras, adaptativas y muy eficientes, habitualmente en una configuración de ciclo simple (pero no siempre). Hoy en día, mientras que el papel de las turbinas de gas industriales sigue siendo en líneas generales el mismo que en el pasado, el de las turbinas aeroderivadas está cambiando.

Turbinas aeroderivadas: más eficientes termodinámicamente

«Las principales características de las turbinas de gas aeroderivadas son su baja masa y su alto rendimiento. Mientras que para muchas aplicaciones fijas una masa baja no es especialmente ventajosa, sí lo es en determinados ámbitos clave, como la energía móvil. Para mantener un peso bajo, los motores aeroderivados tienden a utilizar materiales más avanzados que los motores industriales. Gracias a estos materiales avanzados, con frecuencia también pueden funcionar a temperaturas más elevadas, lo que significa que tienen el potencial de ser más eficientes termodinámicamente que los motores industriales similares.

Muchas turbinas de gas aeroderivadas tienen una relación de compresión de hasta 40:1, que es significativamente mayor que la de una turbina industrial estándar. Por ello, las turbinas de gas aeroderivadas son las más eficientes que existen. El rendimiento típico se sitúa entre el 41 % y el 42 % en ciclo simple, mientras que las mejores turbinas pueden alcanzar el 46 % e incluso más cuando utilizan otras técnicas.»